sábado, 19 de febrero de 2011

La materia de los sueños


Ahora, cerca del final de mi formación reglada, encuentro chocante que debamos hacer un esfuerzo tan grande por recordar aquello en que pretendíamos convertirnos cuando empezamos en esto. Me explico. Ser un licenciado superior, por si mismo, no significa gran cosa pero sí nos compromete a algo: haber dedicado prácticamente todo nuestro tiempo a la exquisita tarea de educarnos y formarnos nos obliga, llegado el momento, a empezar a funcionar con la precisión esperada. Cumplir nuestra parte.
Resultaría deprimente descubrir que tras todos estos años consagrados a aumentar nuestras capacidades no consiguiéramos un alto grado de solvencia. Esta palabra, como un conjuro, abre la puerta que nos descubre las cualidades que definen al verdadero hombre y conforman la materia de los sueños: Valor, Libertad, Resistencia.
Un tipo solvente es libre porque sabe que si apuesta y pierde podrá ponerse en pie las veces que haga falta, porque se ha preparado para ello. Sin miedos, sin clichés y sin consolarse porque “las cosas son así”. Nuestros zapatos podrán estar anclados al suelo pero no podemos permitir que nuestras mentes también lo estén.
Si pensamos que un contrato precario, sin más horizonte que esperar el premio de que nos prorroguen la cosa otros tres meses, es lo que nos merecemos, lo habrán logrado: estaremos esterilizados y como Winston en 1984, amaremos al Gran Hermano.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

En Madrid, mientras esté doña Espe, olvídate de nada decente. Y lo que viene por delante parece peor.
Has consumido mucha energía en aprender. Ahora toca consumir mucha más en lograr unas buenas condiciones de trabajo. Es tarea de todos, y desgraciadamente en Sanidad cada uno va a lo suyo. Suerte.

Dr. Alberto Capa dijo...

Muy buena entrada por todo lo que implica. Se podría rematar con lo que cierto compañero y amigo común suele decirnos con más razón de la que pudiera parecer: "Siempre que me han dicho que algo era imposible era mentira".

Un saludo.

Anónimo dijo...

Querido amigo:
Son malos tiempos para la épica. Sin embargo, que sería de nosotros sin una isla del tesoro por descubrir, un halcón maltés por encontrar, un mar salado por navegar. Recupera Ud. algunos temas ligeramente oxidados: responsabilidad, esfuerzo, coraje, y hasta parece sugerir un concepto resbaladizo en los días que corren: hombría. No tema, no seré yo quien le acuse de nada. Y además, no nos engañemos, cuando vienen mal dadas, solemos acudir a esos conceptos. Voy a recordarle algunas ideas-fuerza que quizá podría asociar a su post como un frontispicio.
Fuerza y honor.
Que la fuerza te acompañe.
Hasta el infinito y más allá.
¿No tiene gracia que las tres procedan de películas? Y aún más, que la más hermosa de ellas proceda de Toy Story?.
No quiero fatigar más a sus inteligentes lectores. Pero no puedo terminar sin llamar su atención acerca de su modo, un tanto temerario y supongo que juvenil, de dar la espalda a la ideología dominante: todos/as, ell@s, médicos/as... Empieza uno a negarse a decir ciudadanía y acaba asesinando a una señora. La excesiva longitud de mi comentario me impide traer una cita de De Quincey en su "Asesinato considerado..." que afirma exactamente lo contrario: empieza uno asesinando a una señora y acaba llegando tarde a las citas. El lo dice mejor. En otra ocasión o mejor, búsquelo en Google.
Bien, acabo. Disculpe el exceso, la noche propicia este tipo de expansiones y le pone a uno meláncolico.
Un abrazo de su viejo colega y admirador
F. Urquijo
PD: Repasando el comentario me ha venido a la cabeza una vieja expresión, qué hermosa, "hombría de bien". Mi padre la tenía. Otros hombres a quienes admiro también. Cielos, ¿seré un presunto maltratador?

Guillermo Rodríguez Maruri dijo...

Primero de todo, daros las gracias a los lectores del blog por, además de seguirlo, colaborar. Anima mucho.

En segundo lugar, y aprovechando el tono literario de alguno de mis queridos seguidores, echo más leña en esa linea y os pego aquí (y traduzco más abajo) el primer verso de "Ma liberté" de Georges Moustaki, cuyo discurso se acerca misteriosamente al de alguno de nosotros. Es esta "esencia" de la que hablo. Enjoy!

Ma liberté
Longtemps je t'ai gardée
Comme une perle rare
Ma liberté
C'est toi qui m'as aidé
A larguer les amarres
Pour aller n'importe où
Pour aller jusqu'au bout
Des chemins de fortune
Pour cueillir en rêvant
Une rose des vents
Sur un rayon de lune

Mi Libertad,
Largo tiempo te he guardado
como una perla rara
Mi libertad,
eres tú la que me ha ayudado,
A largar las amarras
Para ir a cualquier sitio
Para ir hasta el final
De los caminos de fortuna
Para cortar en sueños
Una rosa de fortuna
En un rayo de luna
----------------------------------

Por los caminos de fortuna, que no nos frenen, amigos. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Entiendo las reflexiones que estás teniendo, en algún momento llegan, ya sabes, rehabilitación especialidad versátil. En breve vuelves a tus gustos y preferencias.....
Hace mucho que no recordaba a G. Moustaki. Je l,aime bien!!!
T.

Anónimo dijo...

No desprecies al Gran Hermano. Si las cosas van mal tendremos que presentarnos a los castins. Yo siempre he querido salir en la portada de interviú en topless con dos mancebos negros, uno a cada lado. Da más prestigio.
Un día mi profesora de bioquímica lloró en clase. Una señora muy seria, muy, muy seria. Resulta que su compañera de trabajo había recibido un premio científico que se considera la antesala de los Nobel junto con un equipo multidisciplinar europeo. Era la primera mujer española en recibir algo así. La prensa local le dedicaba tres líneas. La prensa nacional no le dedicaba nada. La prensa de otros países ponía en portada el premio recibido por sus compatriotas y mencionaba al resto de entidades y colaboradores del resto de Europa.

No es buen país para la ciencia. No es buen país para los buenos propósitos. Ni para los buenos trabajadores. No desprecies Gran Hermano, el sueño es salir elegido en un casting. Es mejor que ser nominado a los Nobel. Es mejor que tener una profesión apasionante y digna.

Ya tienes más preparación que Leire Pajín para ser ministro de sanidad. Pero seguro que ni te lo planteas, amigo Maruri.

Javiera dijo...

Hola Guillermo:
Perdona que te escriba por aca pero no veo tu mail en el blog. Talvez no es la mejor entrada para hacer el comentario, pero di el MIR este año y quiero hacer la especialidad de rehabilitacion. ¿Me podrias dar tu opinion de que centros consideras mejores para formarse? En España en general, y sobre todo en Cataluña.
Espero que no te moleste tanta pregunta, pero es muy dificil encontrar este tipo de informacion en foros post mir, y por motivos geograficos no puedo ir a los hospitales a preguntar.

Muchas gracias!

Guillermo Rodríguez Maruri dijo...

Hola Javiera, mi correo electronico es: notasderehabilitacion@gmail.com

Un saludo.