martes, 22 de marzo de 2011

La piedra de Sísifo

Nos instruía una desorientada psicóloga castellanomanchega acerca de la necesidad de que los grandes discapacitados y la Sociedad entendieran que lo que estos sufren no es precisamente eso, discapacidad, sino más bien que su situación era fruto de la diversidad funcional. Y que de este error de concepto surgían muchos de los problemas sobre este tema. Todos los compañeros residentes que asisitimos a la charla nos retorcimos de la misma mala manera.

Este pequeño debate semántico me recordó El mito de Sísifo de Albert Camus. El tal Sísifo, parecía ser un pillo de armas tomar que cometió algunos errores. A su favor, diría, que se aferraba con ganas a la vida y a sus placeres; y acusado de algunas mentiras y asesinatos fue obligado a empujar una piedra colina arriba para, al llegar a la cima, verla rodar de nuevo hasta abajo, como un castigo eterno. Camus aprovecha este personaje para reflexionar sobre la tragedia del ser humano y sobre como, sólo la conciencia de ésta consigue, de algún modo, darnos una oportunidad de salvación. Dice también que "las verdades aplastantes perecen al ser reconocidas" y que sólo entonces Sísifo "sabe que es dueño de sus días".

Nadie dijo que fuera fácil y todos sabemos que vivimos en un mundo hermoso y trágico a partes iguales. Pero, como el Sísifo de Camus, sólo el afrontamiento de la carga individual, de la roca de cada uno, nos permitirá pasar por encima de ella, trascenderla y disfrutar de la vista del valle desde lo alto de la colina mientras la roca rueda ladera abajo por enésima vez. "Porque el esfuerzo mismo para llegar a las cimas basta para llenar un corazón de hombre". Amén.

NOTA: Esta entrada esta dedicada a los pacientes del Hospital Nacional del Parapléjicos de Toledo.

5 comentarios:

juab dijo...

Somos una pareja de fisioterapeutas en casa y ya nos estamos frotando las manos con la cantidad de gente con la piedra encima jaja .

Guillermo Rodríguez Maruri dijo...

Estimado juab,

Si ha entendido bien el post, que creo que sí, se frota usted las manos jocosamente haciendo risa de los discapacitados? Es decir, ¿de nuestros pacientes(míos y suyos)?

¿"ja ja"? Sencillamente, no le entiendo.

Anónimo dijo...

Estoy seguro de que el comentario de los señores juab se entiende mal debido a la urgencia y brevedad obligada en internet. De entrada la frase "somos una pareja de fisioterapeutas en casa" ya es enigmática. ¿Qué ocurre? ¿Qué fuera de casa no son una pareja? ¿O que no son fisioterapeutas? ¿O simplemente que no son?.
¿Se frotan las manos en la gente que tiene piedras encima? ¿Cuando alguien lleva una piedra encima y otro se frota las manos en él, no puede ocurrir que el de la piedra se mosquee y le atice una pedrada, por ejemplo?.
Bueno, sin más. Recomendar un poco más de cuidado a la hora de redactar los comentarios sobre todo sin se pretende ser gracioso.
Un saludo
Felix Urquijo

Samfrado dijo...

A Mallory un reportero de Nueva York le preguntó por qué quería escalar el Everest, (pregunta que había oído miles de veces) respondió: “Porque está ahí”

Guillermo Rodríguez Maruri dijo...

Querido Sam,

Los hay, como nosotros, que sólo nos (con)movemos por razones sentimentales. Efectivamente, por qué hacer algo? Pff, que sé yo. Por qué invertir tantas horas de trabajo y sufrimiento y lo que es peor de incertidumbre. "Por que está ahí". lo comodo, para los demás, verdad amigo?

Un abrazo!

Guillermo